Construir historias: construir vidas


Chiko camina tranquilo por el valle. Va, paso a paso, apoyando su cayado de roble, contandose cuentos, para no aburrirse. Primero, se cuenta la historia del cabrero que perdió su cabra, aquella marrón con el circulo negro en el ojo.

Es una historia bonita, con final feliz. Al final, la cabra se había perdido, por golosa. Chiko sonrie recordando cómo la encontraron rodeada de zarzamoras.

Luego piensa en la historia de Mariza, la panadera que le regalaba todos los días la mejor de sus sonrisas. La echo de menos, piensa. Echo de menos al pueblo, pero tengo una misión que acabar.

Para no seguir entristeciéndose, sigue contando historias. Su abuelo le contó una vez una sobre una araña. A una intrépida araña se le ocurrió entrar en la casa de sus vecinos. Ella tenía tejida su tela, en la cañería y no molestaba a nadie. Pero un día quiso explorar dentro de la casa. Correteó con sus ocho patas por la pared y atravesó la ventana de la cocina. Paseó por el suelo y encontró un montón de azúcar y unas moscas a su alrededor. Estaba a punto de cazar a una, cuando vio con sus cuatro ojos como una sobra se cernía sobre ella. No fue lo bastante rápida y murió aplastada por la escoba de su vecino.

Con este cuento, el abuelo le decía que no había que ser demasiado curioso, que podría traerte problemas. A Chiko, eso no le parecía así y nunca se lo parecía, de hecho, sin su curiosidad nunca habría iniciado este viaje.

Se detiene y mira a su alrededor. Las montañas que ve están completamente verdes, llenas de pastos. El río trascurre tranquilo tranquilo y el cielo es de un azul bellísimo, sin nubes que estropeen su infinidad.

Piensa que todas las historias son parte de una historia mayor, que son como los hilos de una araña, creando una gran telaraña de historias, de las vidas de cada uno. Además, la vida son resultado de todas esas historias, contadas y vívidas, que construyen a cada persona.

Y ahí esta él, construyendo su propia vida y su propia historia en ese viaje al otro lado del país. ¿Y para qué? Aún no está seguro. Solo sabe que tiene que hacerlo y lo va a hacer. Va a construir su propia historia y su propia vida.

Anuncios

Un comentario en “Construir historias: construir vidas

  1. Pingback: Café y noche #43 – Un paseo por Granada - | Cafe y Noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s